Nuevas recetas

Charlie Palmer Steak: más que un gran asador

Charlie Palmer Steak: más que un gran asador

Charlie Palmer, ganador del premio James Beard, es uno de los chefs y restauradores más aclamados del país, con ocho restaurantes en Nueva York (incluido su buque insignia, Aureola), uno en Washington, D.C., dos en Las Vegas, dos en Reno y tres en el norte de California. Sus restaurantes abarcan desde cenas elegantes hasta bares de cócteles y establecimientos más informales, pero el chef ha dejado su huella con su estilo único de lo que él llama cocina estadounidense progresiva. Cuando recientemente cené en su recién renovado Bistec Charlie Palmer en Midtown Manhattan por invitación del restaurante, ciertamente esperaba una experiencia de asador de primer nivel, pero aunque está claro que los filetes aquí se toman muy en serio, me sorprendió la cantidad de atención que se le dio a los platos que no son de carne. No muchos asadores piense mucho en los platos principales que no son bistec, pero Charlie Palmer Steak lo hace mejor que cualquier otro restaurante de carnes que haya visitado.

La comida comenzó con una pequeña olla de hierro fundido que ocultaba un trozo de fletán de Alaska cortado en el centro con mantequilla, con tomates asados ​​y eneldo en una lujosa piscina de beurre blanc. Cubierto con tres almejas perfectas, fue un plato impresionante y una excelente manera de comenzar la comida. Luego vinieron ñoquis caseros en una salsa de mantequilla marrón con verduras frescas de primavera perfectamente cocidas y cerdo desmenuzado cocido a fuego lento, que era rico pero bien equilibrado. Luego vino la pechuga de pato en rodajas (cocinada a un perfecto medio raro) con demi-glace, cerezas en escabeche, nabos pequeños y una lujosa losa de foie gras. El rico pato y el foie gras jugaron muy bien con las cerezas ácidas, y el plato estaba bellamente compuesto.

Como habrás notado, en este punto, todavía no habíamos visto nada parecido a un bistec, pero aún así no podríamos haber estado más felices. Como explicó el chef ejecutivo Matthew Zappoli, tanto su filosofía como la de Palmer es aprovechar al máximo los ingredientes frescos y de temporada del mercado verde, y todos estos platos podrían haber estado como en casa en cualquiera de los mejores restaurantes de la ciudad, asador o no. .


Una mirada a la sección "Filetes" en el menú y se dará cuenta de que este no es su asador promedio: si bien puede obtener su tira con hueso añejado en seco o su porterhouse para dos (añejado durante 30 días), este es uno de los pocos restaurantes de carnes en Estados Unidos donde puedes encontrar tiras de bistec de Kobe A5 de la prefectura japonesa de Miyazaki, tiras "Prime plus" de Boise's Granjas de Snake Rivery un bistec de plancha Imperial Wagyu del USDA Wagyu Prime Ranch de Nebraska. Estos son algunos de los mejores bistecs del mundo y, si bien son caros, son platos que cualquier verdadero amante del bistec debería experimentar. Tuvimos la oportunidad de probar la plancha (servida con un rico jugo, espárragos blancos, col rizada, trufas y un huevo frito, arriba); era mantecoso y se derretía en la boca, y sus lujosos acompañamientos eran solo la guinda de un pastel ya delicioso.

Es raro encontrar un restaurante de carnes que brinde la misma cantidad de amor a cada elemento del menú, ya sea un bistec de Kobe o una pasta casera, pero Palmer no deja pasar la oportunidad de mostrar tanto su filosofía como las habilidades del ejecutivo. cocineros en los que confía para llevar a cabo su misión. Y en el poco tradicional Charlie Palmer Steak, eso es algo muy bueno.


Corte de carne de Charlie Palmer de la semana: un robo simplemente excelente

El corte de la semana fue un bistec de Wagyu y fue fenomenal en un encantador charco de salsa de vino de Oporto no demasiado salado que combinaba bien con la carne. Las patatas trufadas que las acompañaban tenían auténticas rodajas de trufa y mucho aceite de trufa en su interior. Fue un gran placer para este sabueso de la trufa obtener trozos de trufa reales en un precio fijo como este. Los espárragos cítricos también estaban fenomenales. La tarta de queso mascarpone también estaba deliciosa. El único aspecto negativo fue un pequeño disco de flan de médula ósea que acompañaba al bife que sabía a lamido de sal.

El servicio fue atento y la habitación es oscura, tranquila y un cambio bienvenido de los asadores más ruidosos en los que he estado.

En total, por $ 48 por persona, que incluía vino blanco y tinto en el precio, esta es una verdadera ganga en sabor y calidad. Volvería en un abrir y cerrar de ojos si no fuera por el viaje de cinco horas y, francamente, volveré de todos modos lo antes posible a pesar de ello.


Recetas: Chef y salsas para bistec # 8217s

WASHINGTON & # 8212 En el universo de los asadores, hay & # 8217 un encubrimiento. Ha avanzado mucho más allá de la crema de rábano picante y la bearnesa.

El antiguo propietario del Prime Rib en Washington, D.C., descarta como una moda pasajera la tendencia de los restaurantes de carnes a ofrecer cada vez más salsas. Es sólo otra forma de que los chefs demuestren su valor, dice Buzz Beler. No obstante, lo encuentra preocupante.

& # 8220¿Por qué alguien seguiría comprando carne de primera calidad del USDA? Obtienes el mismo sabor si solo haces un filete de carne molida y luego le pones la salsa. & # 8221

Las salsas para bistec han existido, por supuesto. Henderson William Brand creó A.1. para el rey Jorge IV en la década de 1820, aunque durante gran parte de su historia, la salsa no era específica para un bistec: & # 8220It & # 8217s A.1. Sauce & # 8212 uno de los favoritos de los hombres que aman las cosas buenas para comer & # 8221 proclamó un anuncio en 1948.

En algún momento entre las décadas de 1930 y 1980, se agregó la palabra & # 8220steak & # 8221 al nombre, y luego hubo un propósito central para el producto, según A.1. gerente senior de marca Sudheer Kosaraju. & # 8220 Escuchamos un montón de este tipo de conversaciones viejas sobre A.1. no se utiliza con los mejores cortes de carne. Pero los consumidores lo usan en cortes de carne de primera calidad. Eso es básicamente lo que nos dice nuestra investigación de consumidores. & # 8221

Tom Colicchio era fanático. & # 8220Crecí usando A.1. Las raras veces que comíamos bistec en casa, me gustaba. Lo disfruté & # 8221, dijo el famoso chef y & # 8220Top Chef & # 8221, durante una entrevista telefónica reciente.

Cuando los clientes de sus restaurantes empezaron a pedir salsa, Colicchio decidió hacer la suya propia. La salsa de la casa en sus restaurantes Craft, dice, & # 8220 se basa en el A.1 original, que tenía mucha anchoa y tamarindo y una especie de sabor a carbón con muchas notas de fondo. & # 8221

Es delicioso y no es barato para un cocinero casero. El astuto empresario vende botellas a través de Williams-Sonoma.

Ahora, es difícil encontrar un asador tradicional que no ofrezca salsa. Además de A.1., Beler & # 8217s Prime Rib en Washington sacará Heinz 57, Tabasco y Worcestershire a pedido. Morton & # 8217s solo lleva A.1. y Heinz 57.

Uno de los gerentes de restaurantes de Morton observó recientemente, con cierta actitud, que los clientes que piden salsa suelen ser los que piden sus bistecs medio bien o bien cocidos.

Según un gerente del Palm, & # 8220 recibimos solicitudes de todo tipo de salsa, incluida la salsa de tomate, aunque más clientes piden A.1., & # 8221 que lleva el asador.

La salsa de tomate, sin embargo, sigue siendo para muchos el insulto final. Las tensiones sobre su uso en bistec se remontan al menos a Joseph Mitchell & # 8217s 1939 New Yorker ensayo sobre cenas de bistec, & # 8220 All You Can Hold for Five Bucks & # 8221.

& # 8220 No & # 8217t ni siquiera sé cómo deletrear la palabra & # 8216ketchup, & # 8217 y mucho menos quiero ponerla en un bistec & # 8221, dice el famoso chef Wolfgang Puck.

El escritor gastronómico de Cleveland, Michael Ruhlman, prefiere su bistec con chalotes y mantequilla, y ofrece esta valoración: & # 8220 Quiero probar la carne, quemada en caliente por fuera, sangrienta y cruda por dentro, un poco de dulzura de la chalota y más. suculencia de la mantequilla, pero nada que distraiga del músculo masticable y jugoso de la carne. & # 8221

Los grandes filetes no necesitan mucho adorno, si es que lo necesitan, dice el crítico gastronómico del Washington Post, Tom Sietsema. Sin embargo, no es reacio a las salsas:

& # 8220Si un chef puede preparar algo que favorezca un bistec en lugar de enmascarar su sabor, estoy dispuesto a probarlo. Una salsa a base de mostaza o mantequilla y hierbas frescas, por ejemplo, puede ser un buen cambio de ritmo. & # 8221

Y en otros restaurantes de Washington, hay beurre rouge en Caucus Room, salsa de mantequilla con ajo y chalota en Capital Grille y brandy peppercorn en Palm. J & ampG Steakhouse sirve su propia marca, así como mermelada de mostaza de soja y miso y pimienta negra.

Las opciones se expanden y se vuelven más atrevidas en los restaurantes de carnes de Puck & # 8217s Cut: mantequilla de wasabi-yuzu koshu y chimichurri. & # 8220Quiero darle a la gente experiencias diferentes, & # 8221, dice.

Michel Richard recuerda el apogeo de la bearnesa y la bordelesa. Su Central en Washington hace una fina salsa de bistec para perchas con granos de pimienta verde, mostaza y caldo de ternera concentrado. Sin embargo, el chef ve un motivo en ciertas aplicaciones de salsa.

& # 8220 ¿Alguna vez has notado cómo en México la carne a menudo está exagerada y con salsa? & # 8221, reflexiona mientras está sentado en el restaurante. & # 8220Y cuanto más al norte vas, menos salsa usan, hasta que terminas con steak tartar. & # 8221

Colicchio ofrece una explicación más impulsada por el mercado para la tendencia de la salsa. & # 8220 Probablemente con el advenimiento de los asadores dirigidos por chefs, creo que es por eso que sucedió. Creo que parte de esto es, yo hago un restaurante de carnes, Emeril hace un restaurante de carnes, Charlie Palmer hace un restaurante de carnes, & # 8221, dice. & # 8220Creo que la gente busca algo más que un trozo de carne perfectamente cocido en un plato. & # 8221

Sietsema está de acuerdo. & # 8220 Por sí solo, el bistec puede ser repetitivo: mastique. Gordo. Sal. Carbonizarse. Repetir. & # 8221

MICHEL RICHARD & # 8217S SALSA DE MAÍZ DE PIMIENTA VERDE

Esta salsa indulgente es un acompañante tradicional para el bistec. El mordisco del brandy y el sabor de los granos de pimienta empapados en salmuera ayudan a contrarrestar la riqueza de la crema. La salsa se puede preparar y refrigerar en un recipiente hermético con un día de anticipación. Para recalentar, transfiera a una cacerola pequeña y cocine a fuego lento, revolviendo con frecuencia. Receta adaptada del chef Michel Richard, propietario de Central and Citronelle en Washington, D.C.

1 cucharada de chalota finamente picada

2 cucharadas de granos de pimienta verde (envasados ​​en salmuera o vinagre)

2 cucharadas de mantequilla sin sal, uso dividido

1/2 taza de caldo de res casero o sin sal agregada

1/2 taza de crema batida espesa

Para saltear la chalota y los granos de pimienta: En una cacerola mediana, caliente el aceite a fuego medio-alto hasta que el aceite brille. Agregue la chalota, los granos de pimienta y 1 cucharada de mantequilla. Cocine por 30 segundos.

Para hacer salsa: Agregue el brandy, usando una espátula de borde plano o una cuchara de madera para raspar los trozos dorados del fondo de la cacerola. Revuelve para combinar. Agrega la salsa de soja. Agrega harina. Cocine, revolviendo constantemente, durante 1 minuto. Agrega el caldo. Revuelve para combinar. Deje hervir lentamente. Cocine por 5 minutos, ajustando el fuego para que la mezcla burbujee lentamente. Agrega la nata. Vuelva a hervir. Cocine por 5 minutos o hasta que la mezcla se vuelva ligeramente cremosa. Agregue la mantequilla restante. Sazonar con sal al gusto. Sirva caliente.

WOLFGANG PUCK Y # 8217S CHIMICHURRI

Esta salsa de hierbas, originaria de Argentina, está pensada para acompañar bistecs a la parrilla u otras carnes. La salsa se puede preparar y refrigerar en un recipiente hermético hasta por 3 días, pero el color verde de las hierbas frescas se oscurecerá con el tiempo. Receta adaptada del chef y restaurador Wolfgang Puck.

1/2 taza de cebolla española, cortada en cubos pequeños

1 cucharada de ajo picado (de 2 o 3 dientes medianos)

Pimienta negra recién molida

2 cucharadas de vinagre de vino tinto

2 cucharadas de hojas frescas de orégano

Zumo recién exprimido de 1 limón

Para saltear verduras: En una sartén o sartén mediana, caliente 1 taza de aceite a fuego medio hasta que el aceite brille. Agrega la cebolla y el ajo. Cocine, revolviendo con frecuencia, durante 7 a 8 minutos o hasta que esté transparente. Sazone con sal y pimienta al gusto.

Para terminar la salsa: Agrega vinagre. Cocine unos minutos o hasta que el vinagre se haya reducido un poco. Agregue el orégano y el perejil frescos y secos. Cocine por 1 minuto o hasta que esté tierno. Retire la sartén o la sartén del fuego. Enfríe la salsa a temperatura ambiente.

Para licuar salsa: Transfiera la salsa a la licuadora. Agrega jugo de limón. Pulse hasta que esté ligeramente mezclado. Enciende la licuadora. Vierta la 1/2 taza de aceite restante. Licúa hasta que se combinen. Gusto. Agregue sal y pimienta según sea necesario.

Información nutricional: Una porción de 2 cucharadas proporciona 190 calorías, 0 proteínas, 2 gramos de carbohidratos, 20 gramos de grasa, 3 gramos de grasa saturada, 0 colesterol, 20 miligramos de sodio, 0 fibra dietética, 0 azúcar.

TOM COLICCHIO & # 8217S SALSA DE BISTEC ARTESANAL

Esta salsa tiene un hermoso color, gran sabor y un picante suave de pimiento seco. La receta rinde una cantidad generosa, así que aunque & # 8217 es un poco caro de hacer & # 8212 ternera demiglace es caro & # 8212 piense en ello como una inversión en el futuro. La salsa se puede tapar y refrigerar durante varias semanas. Receta adaptada de Tom Colicchio, propietario de la cadena de restaurantes Craft y juez principal de Bravo TV & # 8217s & # 8220Top Chef. & # 8221

1 cucharada de aceite de oliva extra virgen

1 cebolla grande, cortada en cubos grandes (aproximadamente 1 1/2 tazas)

5 onzas de ciruelas pasas, picadas (aproximadamente 1 1/2 tazas)

Ralladura de 1/4 de naranja, cortada en tiras largas y anchas, más jugo de 1 naranja

6 cucharadas de vinagre de jerez

1 taza de salsa Worcestershire

1/2 taza de caldo de ternera reducido (demiglace de ternera)

1 taza de agua o más según sea necesario

1 pimiento pepperoncini seco (puede sustituir una pizca de hojuelas de pimiento rojo triturado, menos semillas)

1 filete de anchoa, finamente picado

Para caramelizar cebolla: En una cacerola mediana, caliente el aceite a fuego medio-alto. Agrega la cebolla. Cocine, revolviendo con frecuencia, durante 30 minutos o hasta que la cebolla esté dorada y caramelizada pero no quemada.

Para hacer una bolsita de especias: Mientras tanto, ate el clavo, el anís estrellado, el tomillo y la hoja de laurel en un trozo de gasa o combínelos en una bolsita pequeña.

Para hacer salsa: Agrega el ajo a la cacerola. Cocine, revolviendo, durante 3 minutos. Agrega el azúcar y la pasta de tomate. Cocine, revolviendo constantemente y raspando el fondo de la sartén, durante 2 minutos o hasta que la pasta de tomate esté rojo oscuro y caramelizada. Agregue la bolsita de especias, las ciruelas pasas, la ralladura de naranja, el jugo de naranja, el vino, el vinagre, la salsa Worcestershire, el caldo de ternera reducido, el agua, los pepperoncini secos, la sal y la anchoa. Cocine sin tapar a fuego lento durante 30 minutos.

Para hacer puré de salsa: Transfiera la salsa a la licuadora, desechando las tiras de piel de naranja y el sobre. Retire la tapa central de la licuadora. Cubra la abertura con un paño de cocina limpio. Haga puré hasta que quede suave. (Nota: para salsa más fina, según sea necesario). Vierta la salsa a través del colador, raspando el colador con una espátula flexible para empujar la salsa. Deseche los sólidos que queden en el colador.

Para servir o almacenar: Sirva inmediatamente o transfiera a un recipiente de almacenamiento. Refrigerar.

Información nutricional: Una porción de 2 cucharadas proporciona 45 calorías, 1 gramo de proteína, 8 gramos de carbohidratos, 1 gramo de grasa, 0 grasa saturada, 0 colesterol, 580 miligramos de sodio, 0 fibra dietética, 4 gramos de azúcar.


Charlie Palmer reconsidera su imperio

Durante 26 años, el chef y restaurador Charlie Palmer ha mantenido su buque insignia Aureole como un éxito, incluso después de que lo trasladó del Upper East Side a Midtown en 2009. Durante ese tiempo, también plantó su bandera en todo el país, en propiedades del La región vinícola de California y las mecas del juego de Nevada a Dallas y Washington, DC

Ahora está ampliando su portafolio de Nueva York. Y en un momento en que muchos chefs se mudan al centro, sus nuevos esfuerzos están en Midtown.

Palmer está creando un grupo de nuevos restaurantes, que incluyen Crimson & amp Rye en el Lipstick Building Charlie Palmer Steak, que se ubicará en la antigua ubicación de Rothmann en 54th Street cerca de Madison Avenue y varios comedores en el Knickerbocker Hotel en 42nd Street. También está renovando Astra en Third Avenue y 59th Street, ampliando el espacio de cafetería y catering y cambiando el nombre de Upper Story.

"De cara al futuro, me centraré en Nueva York", dijo. "Me ha puesto en una situación única que es bastante exitosa".

Ese enfoque es en parte una cuestión de conveniencia, dijo que también agrega oportunidades para sus ambiciosos empleados de Nueva York.

Palmer es un neoyorquino, después de todo, del norte del estado de Smyrna, que se hizo famoso en la ciudad de Nueva York. En 1983, a los 23 años, se convirtió en el chef ejecutivo del River Cafe, que estaba redefiniendo la cocina estadounidense, y pronto fue aclamado como una estrella en ascenso. Se dio un festín con la celebridad. Hoy, a los 55 años, está mucho menos interesado en la fanfarria que impulsa a los jóvenes chefs. "Realmente no me importa hacer televisión", dijo. "Las redes sociales son geniales, pero no pierdo mucho el sueño".

Mientras tanto, ha perdido 35 libras de su estructura de 6 pies 3 pulgadas. Corre todos los días y realiza lo que él llama "caminatas épicas". "A esta edad, encontrar suficiente energía es la parte difícil", dijo.

Qué cocinar este fin de semana

Sam Sifton tiene sugerencias de menú para el fin de semana. Hay miles de ideas sobre qué cocinar esperándote en New York Times Cooking.

    • En esta receta de camarones en el purgatorio en olla de cocción lenta, la salsa picante de pimiento rojo y tomate desarrolla sus sabores profundos durante horas.
    • Ponga un poco de salsa picante verde comprada en la tienda en este pollo masala verde rápido y picante. podría ser bueno para la cena y algunos muffins de arándanos para el desayuno.
    • De postre, ¿granizado de sandía? ¿O un bizcocho con fresas maceradas y nata montada?
    • ¿Y para el Día de los Caídos en sí? Sabes que tenemos muchas, muchas recetas para eso.

    Concentrarse en Midtown no fue el resultado de un plan maestro a largo plazo, es simplemente la forma en que han salido las cosas. Palmer dijo que había tenido suerte en sus acuerdos con los propietarios de Midtown. “Ven nuestros restaurantes como un servicio, aunque podrían obtener tres veces el alquiler de un Duane Reade”, dijo.

    Si bien la acción y la exageración pueden estar en el Lower East Side y en Williamsburg, Brooklyn, dijo que tiene una gran base de clientes en Midtown. Incluso el inminente traslado al centro de la vecina de Aureole en Times Square, Condé Nast, con sus cuentas de gastos, no le ha causado mucha ansiedad, dijo.

    "No tenían mucho presupuesto para gastar", dijo. “Lo hacemos mejor con algunos de los bufetes de abogados”.

    Dijo que estuvo a punto de comprar un hotel en el distrito de Flatiron. Y su sueño es tener un restaurante o bar en Greenwich Village porque vive allí. Pero por ahora, puede disfrutar de su propio bar y café, Crimson & amp Rye, en la Tercera Avenida entre las calles 53 y 54, que abrió en agosto.

    "Quería un bar para no tener que ir al Lower East Side a tomar una copa", dijo. También modificó el bar de Aureole y lo renombró Liberty Room para distinguirlo mejor del comedor principal. Ahora, su prioridad es su nuevo restaurante especializado en carnes. Después de haber disfrutado del éxito de Charlie Palmer Steak en Washington, a pasos del Capitolio, siempre ha querido una versión en Nueva York.

    "Será un asador moderno", dijo, y lo describió como más BLT Steak que Morton's. “Carnes de la mejor calidad, más creatividad, más estacionalidad, excelentes vinos y cócteles artesanales”. También demandan su atención las tres áreas de comedor que dirigirá en el Hotel Knickerbocker al otro lado de la calle 42 de Aureole.

    "No los veo en competencia", dijo. “En Aureole, tenemos muchos clientes habituales, clientes habituales de negocios. El almuerzo es robusto y la cena es más grande ".

    The Knickerbocker tendrá un bar en la azotea interior y exterior, St. Cloud, que cree atraerá a los clientes de Aureole que quieran una copa después de la cena.

    Afirma que Midtown está listo para los hipsters que han superado a Gowanus. “Mi sueño es que los jóvenes profesionales quieran tener los mejores vinos, buen servicio, buena comida”, dijo. "Nos beneficiaremos de eso".


    Recetas de bistec

    No se necesita mucho más que una buena carne con un buen pan para hacer un increíble sándwich de carne.

    No se asuste por el hecho de que la receta de Kerry Simon tiene casi dos docenas de ingredientes. Vale totalmente la pena.

    Lo único que puede poner en su bistec es una receta de salsa del chef Adam Sobel de Bourbon Steak en Washington, D.C.

    El chef de SW Steakhouse, David Walzog, comparte su receta de bistec de falda untado con especias a la barbacoa. Nos tenías en la barbacoa.


    19. Outback Steakhouse

    Con más de 700 ubicaciones en los Estados Unidos y comerciales pegadizos con deliciosos bistecs para llamar su atención, es muy probable que haya estado en un Outback Steakhouse. Desafortunadamente, eso también significa que hay una buena posibilidad de que se haya sentido decepcionado, ya que esa es la emoción predominante que puede sentir al salir de este restaurante. Outback Steakhouse no solo es demasiado caro para lo que obtienes (especialmente en comparación con otros restaurantes del mismo calibre), en nuestra experiencia, la calidad de la carne nunca está a la altura de lo que ves en los comerciales.

    Outback Steakhouse es principalmente conocido por su tema australiano. Si acepta el bombo publicitario, pensaría que esta cadena de restaurantes sirve comida auténtica que los australianos comen mientras lanzan bumeranes, boxean canguros y evitan a los dingos. Sin embargo, resulta que la comida no es en absoluto auténtica cocina australiana. De hecho, los fundadores nunca habían viajado a la tierra antes de abrir su primera ubicación.


    Estos asadores del área de DC cambiarán tu vida

    evren_photos / Bigstock

    Uno de los destinos vacacionales más populares del país es Washington DC gracias a la rica combinación de política, historia, entretenimiento, arte, museos y más de la ciudad. Si bien disfrutar de las vistas es una gran parte de visitar la capital, es posible que muchos visitantes no se den cuenta de las infinitas opciones gastronómicas que pueden disfrutar mientras exploran la ciudad. Hay muchas opciones de comida rápida y comidas para sentarse que se enfocan en cocinas de todo el mundo, sin embargo, algunas de las mejores comidas para disfrutar en DC se encuentran en los asadores. La capital alberga una buena cantidad de deliciosos asadores que van desde lo tradicional a lo moderno. No importa qué lugar elija un visitante para disfrutar, ¡seguro que disfrutará de una comida absolutamente increíble! ¡Aquí están los asadores en el área de DC que cambiarán tu vida!

    1. Bistec Charlie Palmer - Después de disfrutar de una tarde explorando el National Mall, los museos Smithsonian y la capital, los visitantes de DC pueden caminar hasta un maravilloso restaurante de carnes que también cuenta con ubicaciones hermanas en otras ciudades populares. Charlie Palmer Steak está dirigido por el chef ejecutivo Mike Ellis y se enorgullece de servir comida estadounidense audaz. Abierto para el almuerzo y la cena todos los días, las opciones populares del menú incluyen ostras con media concha y cóctel de camarones jumbo de la barra cruda, ensalada de bistec, sándwich de bistec Charlie Palmer, filete mignon y un chuletón con hueso cortado al estilo vaquero. Se recomienda hacer reservaciones en este lugar popular, ya que está muy cerca de muchas atracciones turísticas populares.

    mastrosrestaurants.com/Locations/DC/Washington

    2. Mastro's Steakhouse - Otra ubicación popular de asadores en DC también cuenta con ubicaciones hermanas en todo el país en ciudades como Nueva York y Las Vegas. Mastro's Steakhouse invita a los huéspedes a cenar en un ambiente que combina elementos clásicos como detalles en madera oscura con toques modernos como obras de arte e iluminación única. Abierto para el almuerzo durante la semana y la cena los siete días de la semana, los comensales pueden disfrutar de los clásicos del asador como el cóctel de langosta, ostras Rockefeller, Petit Filet, Double Cut Porterhouse, Double Cut Pork Chop, Bone-In Kansas City Strip, Grilled Swordfish y Scottish Filete de salmón.

    3. Medio raro - Una opción gastronómica popular con varios lugares en DC, Bethesda y Arlington adopta un enfoque más relajado de los clásicos del asador. Medium Rare comenzó cuando los dos propietarios compraron un libro de cocina antiguo y descubrieron una historia de amor histórica junto con recetas escritas a mano. Medium Rare nació con una actitud de celebrar el bistec y las papas fritas en un ambiente relajado y acogedor, y los lugares actualmente sirven brunch los fines de semana y cenas todas las noches. El menú de cena de precio fijo incluye pan rústico artesanal, ensalada verde mixta y galardonados bistec culotte y papas fritas cortadas a mano.

    4. El Prime Rib - A diferencia de Medium Rare, otro comedor del área de DC se autodenomina el asador civilizado y ha ganado muchos premios, incluido el Zagat por el asador número uno en DC. El Prime Rib abrió en DC en 1976 y es un lugar popular que siempre está ocupado en el área de la capital. Las deliciosas opciones del menú incluyen cóctel de cangrejo Jumbo Lump, caviar Petrossian, escargots, corte exclusivo de costilla asada, chuleta de cerdo de corte doble, lubina chilena, atún aleta amarilla "Ahi" y filete au poivre de roquefort.

    facebook.com/BLTSteakRestaurants

    5. Bistec BLT - El acompañamiento perfecto para visitar la Casa Blanca es una cena en otro restaurante de carnes increíble y popular en DC. BLT Steak opera bajo la dirección del chef de cocina Michael Bonk, quien prepara opciones modernas de asadores estadounidenses. Los comensales disfrutarán de la decoración moderna que mezcla líneas simples y acentos con toques rústicos, como comidas servidas en losas de madera o en sartenes de hierro fundido. El menú de BLT Steak ofrece opciones como Tartar de atún, Cóctel de mar, Burrata, Tocino ahumado de doble corte a la parrilla, Ribeye Wagyu, Filet Mignon, Langosta a la parrilla, Pollo al romero con limón y Costillas estofadas.

    6. Filete de Borbón - Los visitantes de DC también pueden disfrutar de su estadía en hermosos hoteles que cuentan con un alojamiento impresionante, proximidad a las atracciones y deliciosos lugares para comer. El Four Seasons Hotel en Washington, DC es el hogar de Bourbon Steak, que es divertido bajo la dirección del chef ejecutivo Drew Adams, que nació y se crió en la zona. Combinando una decoración moderna y un toque fresco de los clásicos del asador, los comensales pueden disfrutar de platos exclusivos como el pastel de langosta de Michael, el filet mignon, el tartar de atún con aleta amarilla, la charcutería, la hamburguesa de cordero con especias de Berbere y el chuletón con hueso.

    7. Ruth's Chris Steak House - Los comensales que buscan disfrutar de una cena en un asador en el área de Georgetown de DC pueden dirigirse al norte de Dupont Circle para encontrar un restaurante que tenga ubicaciones en todo el país. Ruth's Chris Steak House invita a los visitantes a cenar en un ambiente cálido y acogedor que presenta una arquitectura que recuerda a un castillo Tudor inglés. Las deliciosas opciones del menú incluyen opciones como Filet, Cowboy Ribeye, New York Strip, Petit Filet & amp Shrimp, Lamb Chops, Porterhouse for Two, Tomahawk Ribeye y Bone-In Filet. El almuerzo también es muy popular en Ruth's Chris Steak House, donde los comensales pueden disfrutar de opciones menos formales, como el sándwich de pastel de cangrejo, la hamburguesa Ruth's Prime y el sándwich de pollo asado artesanal.


    El mejor bistec en Washington DC ¿Cómo funcionan estos rankings?

    1. El Prime Rib

    Llevan más de 40 años sirviendo cortes de carne y marisco de la más alta calidad. El tipo de habitación en la que si las paredes pudieran hablar, habría algunas historias asombrosas.

    Sus pieles de patata Greenberg son mundialmente famosas, y tienen una de las mejores selecciones de vinos de la ciudad. Sin embargo, realmente se trata del bistec que disfrutará cada bocado.

    2. Filete de Borbón

    Encontrará este restaurante de lujo en el hotel Four Seasons y es el lugar ideal para venir con amigos o familiares a celebrar una ocasión especial.

    Tienen una maravillosa selección de mariscos que lo convierte en un delicioso aperitivo. Eso preparará el escenario para que brille el bistec (sugerimos el filete mignon). Siempre cocinado a la perfección y con una gran selección de acompañamientos para crear la mejor comida sabrosa.

    3. Mastro & # 8217s Steakhouse

    Mastro & # 8217s es un asador clásico, sofisticado y muy aclamado. Las mesas vienen con manteles perfectamente almidonados y algunos de los servicios más amables y profesionales de la ciudad. Comer aquí siempre es pura alegría.

    Hay muchos cortes diferentes para elegir, y también tienen excelentes opciones de mariscos, por lo que hay algo para todos en este menú. Asegúrese de venir con mucho apetito, porque las porciones son realmente grandes.

    4. El asador de Bobby Van

    Tienen dos ubicaciones en la ciudad donde sirven todos los clásicos y no dejan piedra sin remover para brindarte una experiencia que no podrás olvidar rápidamente.

    Ambos restaurantes sirven carne de primera calidad del USDA que es cocinada y servida por verdaderos profesionales. El chuletón es un corte ideal para compartir con muchas guarniciones y una buena botella de tinto.

    5. San Anselmo

    St. Anselm es una taberna estadounidense dedicada a los placeres de las carnes a la parrilla y los excelentes ingredientes cocinados con sencillez. Si bien el bistec es una especialidad, la creatividad no se detiene ahí. Comida deliciosa, vinos eclécticos y cócteles clásicos marcan la pauta para una gran experiencia.

    Con tanto énfasis en obtener los mejores productos, no sorprende que el producto final sea tan bueno como es. Que los hace asi que Lo bueno es que aunque mantienen las cosas simples y clásicas, siempre es una comida que te deja planeando rápidamente tu próxima visita.

    6. Bistec Charlie Palmer

    El menú incluye cortes de carne de res artesanos estadounidenses, como un filete Angus Rib-eye & # 8220Cowboy & # 8221 envejecido, así como algunos clásicos de mariscos.

    Son más conocidos por sus comedores privados, ideales para hacer negocios con excelentes bistecs. El comedor principal también está siempre animado, con un gran servicio y una excelente carta de vinos.

    Desde el momento en que entras, te tratarán como a la realeza, el bistec te dejará sin palabras, sabe tan bien.

    7. Bistec BLT

    Visitar este restaurante es como llegar a un templo dedicado al buen bistec. Además de sus populares filetes Black Angus o USDA Prime, también ofrecen carne Wagyu estadounidense y japonesa. Para algo realmente especial, incluso ofrecen un menú de muestra de Wagyu.

    Asegúrese de dejar algo de espacio para el postre, porque los dulces aquí son tan tentadores, lujosos y absolutamente sabrosos como los filetes.

    Si desea ver lo mejor del país, consulte Los 50 mejores asadores de Estados Unidos.


    Bistec Charlie Palmer

    Mi esposa leyó un artículo sobre la apertura del nuevo asador de Charlie Palmer en el antiguo local de Rothman. Estaban ofreciendo una promoción del 15% de descuento ya que era su apertura suave, así que nos apresuramos a hacerlo. Mi esposa también mencionó que estábamos celebrando un cumpleaños en su reserva de OpenTable (esto será importante más adelante).

    Sabor: 9
    Teníamos dos cortes de bistec: el rib eye con hueso y el teres major. Nunca había oído hablar de ese corte antes. Aparentemente está fuera del área de los hombros y es tierno como un filete. Para mí, tenía un sabor entre una percha y un filete. Tenía un gran char por fuera y estaba perfectamente cocinado medio raro por dentro.

    El rib eye era realmente agradable. También perfectamente cocinado y muy jugoso con solo un poco de sangrado. Mi única queja es que creo que el rib eye necesitaba un poco más de condimento. Me encontré sumergiéndome en las salsas con demasiada frecuencia para aumentar el sabor, pero las salsas eran muy buenas (ver más abajo).

    Aquí & # 8217s un trago de la salsa bernaise, aunque creo que disfruté un poco mejor la crema de rábano picante y las salsas de carne de la firma Charlie Palmer:

    Elección de cortes y calidad de amplificador disponibles: 10
    Este lugar tiene una gran selección de cortes. Vea abajo:

    Estaba emocionado de ver cosas de las que nunca había oído hablar antes, por lo que es una gran victoria para este porro. Además, la presencia de carnes de alta gama lo convierte en una experiencia gastronómica dinámica: siempre puede volver y probar algo nuevo en cada visita.

    Tamaño de la porción y revestimiento de amperios: 8
    Las porciones aquí son normales. Sé que la tendencia es & # 8220más grande es mejor & # 8221, pero ese & # 8217 no siempre es el caso. Al menos aquí sabes que estás obteniendo una gran calidad. El revestimiento también es bastante agradable, lo que verá en las fotos a continuación.

    Precio: 10
    This score is subjective, I know, because we got an incredible 15% off promotion, AND our waiter, Charles, took a few items like sides and desserts off the bill because we were celebrating a birthday. That was pretty awesome. Had we not had those benefits, I may have scored this an 8 or possibly even a 7. Prices are really starting to skyrocket these days. I know rent is high, but it may start to turn diners away when they see a steak for almost $60.

    Bar: 9
    The new modern bar is nice. It’s got a direct line of sight to the street, through large windows that open like shutters, so that’s cool. It is definitely going to be a vibrant lunch and after work spot in midtown, especially since they kept the magnanimous bar tender Mike from the old Rothman’s. He’s somewhat of a famous cat in there.

    The drinks were really nice too. My martini was mixed perfectly, and the “Doctor’s Note” was absolutely delicious with the Laphroaig added in there for smoke.

    Specials and Other Meats: 8
    There were no specials read to us at the table, so not sure if this will be something they plan to add once the main opening happens. Otherwise, they do have a nice selection of other meats to choose from aside from beef. As a side note here, they do offer a seven course tasting menu that looks out of this world.

    Apps, Sides & Desserts: 9
    We started with the chicken liver and fois gras pate, which was creamy and rich, yet not heavy at all. The fig jam that it came with was delicious, with healthy chunks of the fruit within:

    Next was the yellowtail sashimi served up on a salt rock. Very nice and fresh, with a touch of herbiness:

    We shared a shellfish platter for one ($38). It came with two each of crab claws, oysters, clams, and shrimp, with a half a lobster tail and a single lobster claw. Not bad, but I felt the clams were not that great (may have been a larger variety than Little Necks), and the amount of shellfish was a bit lacking for almost $40, though probably fine for one person I suppose.

    On the side we had a nice variety of items. First was grilled oyster mushrooms. These were meaty and earthy. Very nice:

    Then we had a truffle twice baked potato. This was the star of the show. It was like mashed potato mixed with cheese and truffles and then put back into the baked potato carcass. Really good shit.

    Then we tried the Jersey corn. Nothing special here but it was very tasty and fresh, and nicely seasoned.

    For desert we had two items: a cheesecake pudding, which was fucking delicious. Lighter than a cheesecake and really silky smooth, with graham cracker crumble on top.

    The other was a blueberry and raspberry cobbler with a scoop of vanilla ice cream on top. This was heart warming and comforting.

    Seafood Selection: 8
    There’s a great deal of seafood on the menu. We only got to try the shellfish platter, so I can’t really judge this category based on only that item. Next visit.

    Service: 10
    Charles, our waiter, was amazing. He had some nice suggestions for us, and he was really nice. I was really shocked that he had some items taken off of our bill because we were celebrating a birthday. Total class act! I hope you readers are fortunate enough to have him as your waiter if you decide to go.

    A few other mentions here: the table bread was really good. Three different types of bread in a sack. One was a sliced dinner roll, another was a really tasty and crispy-crusted Italian bread, and the last was a potato and onion roll that had actual pieces of potato and onion in the bread.

    Ambiance: 8
    They’ve made a good improvement on the old Rothman’s decor. Although I tend to prefer traditional over modern, the modern they chose for here is toned down and elegant. Take a look:

    There’s even a small private dining area in the back:

    And the cutlery is pretty cool looking, and felt really natural in your hands:

    SECOND TRIP UPDATE

    On a second trip, my wife and I noticed that they changed up the decor a bit (those ball lights were replaced, and the private room got a make over). Still a similar vibe though. Charles is unfortunately no longer working there. ¡Gorrón! But hopefully he is on to bigger and better things.

    We used a Gilt City deal that got us an app, a porterhouse for two, a side, a glass of wine each, and a signed cookbook. My wife, of course, got that at a heavy discount as well, so I think our entire meal with all the perks cost her like $15 less than the porterhouse itself.

    To start, we got this awesome thick slab pork belly/bacon dish that came with a fried quail egg and potato hash, served in a hot skillet. This was probably the best bacon dish I’ve ever tried. Sticky, crispy, meaty, fatty and packed with flavor.

    We also tried the Alaskan king crabcake with fried green tomatoes and corn relish. This was really tasty, and it reminded me of a similar dish we had at Minton’s. The tomato added a nice zingy tart punch.

    At first bite, I thought the porterhouse was a bit under seasoned, but the dish was served with a bowl of freshly shaved sea salt for you to flavor to taste. Excellent! Check out the beautiful presentation of this steak. I usually hate the “sizzling platter” for a steak, because I worry about the steak continuing to cook while it sits in the skillet. But nothing got messed up here, as you can see from the perfect medium rare cooking temp.

    On the side we had the truffle mac & cheese. We were excited about it because the truffle baked potato was so good last time, but this ultimately fell flat. The pasta tasted grainy and watered down. The cheese sauce lacked punch, and the truffle was more aroma than flavor. I would have likely ordered those oyster mushrooms again from above, but they were no longer offered on the menu.

    For dessert we shared what was probably the best carrot cake we have ever tasted. It was moist and flavorful without being overly rich. Tan bueno.

    A nice bonus was being able to meet Chef Ryan Lory, who I have been following on Instagram for a while now. I encourage you to do the same – his food pics are really awesome, and most of his shots are what he is whipping up for the tasting menu in the kitchen at the steakhouse. Check him out below, getting some tourist love:

    THIRD TRIP UPDATE 6/25/17

    I was recently invited into Charlie Palmer to help influence for their new 50/50 burger, which is a grind that’s half bacon and half beef. It’s available on Fridays for 50% off through Labor Day.

    I have to say, I really liked this burger. Honestly, it didn’t look like much coming out, and I was skeptical of the grind for various reasons (can’t cook bacon – even Neuskes, which is what they use – to medium rare and hope for a good texture). But this thing was majorly good.

    It had the sear quality of a steak on the patty, and it was cooked nicely to medium rare all the way though. No rubbery bacon content, and you got that smokey sweetness without it being overboard for the sake of “baconness.”

    The fries are really something special too. Somewhere in between regular thickness and potato sticks – shoestring, if you will. Beautifully cooked and nicely seasoned.

    Martini game is still on point.

    And this time I tried a bolognese tagliatelle pasta dish that was really rich and flavorful. Nicely prepared.

    As for the steaks, this time I tried a bone-in strip steak.

    A solid 8/10 for flavor. Wonderful ashy char on the outside and nice temperature inside.

    Really enjoyed the tomato-based steak sauce with the mashed potatoes.

    Olive oil cake dessert was a bit dry in parts but still flavorful.

    I was bummed out to see that their oyster mushroom side was no longer offered, and neither was the terres major or the rib eye for one. On the bright side, we did get to meet Charlie Palmer himself. Such a nice man, extremely hand-on and talented.

    OLD ADDRESS:
    CHARLIE PALMER STEAK
    5 E 54th St
    New York, NY 10022

    NEW ADDRESS:
    Archer Hotel New York
    47 W 38th St
    New York, NY 10018


    Charlie Palmer Steak: More Than Just a Great Steakhouse - Recipes

    I've been to Charlie Palmer in DC quite a few times, mostly for dinner. The restaurant's name is a bit misleading: the majority of mains on the menu don't involve red meat. The food is considerably more varied and sophisticated than typical steakhouse fare. The wine list is excellent, and the service is usually very good.

    I really like this restaurant, but I find the contemporary interior rather sterile. If you're looking for a cosy/clubby dining room, this isn't a good option. However, the stunning views of the Capitol more than compensate for the interior blandness. The tables are spaced to permit diners to talk without being overheard -- it's popular with Hill types for business meals. The prices befit the restaurant's mostly expense-account clientele.

    365 - 369 de 558 reviews

    Begin with a table with a view that included a beautifully lit Capitol building. Then as you gaze around the lovely interior, you note waitstaff eager to perfect the dining experience at each table. Then, it's your turn--and that of the other guests at your table--to order. Every aspect of the meal from appetizers, to entrees, to sides, to dessert is wonderful and memorable. A night to remember is sometimes associated with the '50s film about the sinking of the Titanic. I submit that it actually is a perfect way to describe dinner at the Charlie Palmer Steakhouse.

    I enjoyed a truly fantastic lunch here in mid February. We're were the only party in the restaurant on valentines Friday but when we left the dining was full of patrons dining on delicious fare.I had the crab cake sandwich and an order of fries. My dining partners had the special which came with three courses. Each better than the next. Very tender meats and savory pasta and desert. The service was wonderful. We had our every need attended to.The floating wine case is a nice center piece of the restaurant.

    This place is a reliable classic. Impeccable service and outstanding food. It serves a predominantly business/political clientele and they have several private rooms for dining.


    Born and raised in upstate New York and trained at the Culinary Institute of America, Palmer started his executive chef career at The River Café.

    The Charlie Palmer Collective encompasses a collection of restaurants and hotels throughout the USA. In 1988, Palmer opened his restaurant Aureole in Manhattan where he showcased regional American ingredients. In 1999, he opened Aureole in the Mandalay Bay Resort, Las Vegas as well as a modern American steakhouse, Charlie Palmer Steak in The Four Seasons. In 2003, Palmer built the 55-room Hotel Healdsburg in Sonoma County, California. In April 2006, he announced plans for the Charlie Palmer Hotel, to be constructed in Las Vegas. [2] In 2018 Palmer co-founded Makr Hospitality.

    In 2020, Palmer launched a video series titled American Artisan where he highlights artisans in Wine Country and beyond. Palmer was one of sixteen chefs in the 1993 PBS series, Cooking with Master Chefs: Hosted by Julia Child and is included in the cookbook derived from the series. [ cita necesaria ] He is also a guest on NBC's Today Show, Bravo's Top Chef, and The Rachael Ray Show.

    The James Beard Foundation named him "Best Chef in America" in 1997 and incorporated him as a member of their "Who's Who of Food & Beverage in America" in 1998. [3]

    Palmer's support of his alma mater earned him a seat on The Culinary Institute of America's Board of Trustees [1] where he served as Chairman of the Board from 2013-2016. [1] The school presented him with an honorary doctorate in April 2018. [1]

    Palmer is father to four sons and husband to Lisa. He splits his time between Sonoma and New York City.


    Ver el vídeo: The Most Expensive Restaurants In NYC (Diciembre 2021).